Highline

En este paraje natural, entre árboles, rocas y aire limpio, un parche de jóvenes se aleja del caos bogotano para poner a prueba su equilibrio. Desafían precipicios de hasta 70 metros de caída libre caminando sobre una cuerda de nylon y agarrados de un arnés. Su objetivo no es otro sino encontrar la estabilidad interior.